lunes, 9 de julio de 2012

El arquero y la Luna

Estaba leyendo un libro de Alex Rovira cuando, de repente, me he encontrado con esta mini lectura que para mi está llena de sentido (os la pongo al final, como cierre).
Quien me conoce sabe que soy tenaz, luchadora, y que persigo lo que quiero. No siempre ha sido fácil dejar que fluyera esta cualidad mia (así es como la veo), pero sí sé que me ha enseñado mucho y que me ha permitido aprender también de las personas que me han  rodeado en estos años y de mi misma.
No siempre fui consciente de mi perseverancia. Una compañera, en los tiempos de la facultad, me lo hizo ver con un comentario. Os lo cuento:
Habíamos salido en grupo, a bailar, un sábado cualquiera. Al final de la noche, una amiga necesitaba un taxi para volver. Le dolían mucho los pies, y no tenía fuerzas para salir corriendo tras los taxis que no nos veían o no paraban. Sin pensarlo me hice cargo de la situación y me eché a correr para conseguirle uno. Lo cierto es que, contra todo pronóstico, fui capaz de parar uno y mantenerlo alli hasta que mi amiga llegó. Esta compañera de la que os hablo que me ayudó a ser consciente le dijo a la otra amiga: "Esta chica es de las personas que consiguen sus objetivos a pesar de las dificultades. ¡No ha descansado hasta conseguirte un taxi!" Eso me hizo pensar. ¿Qué fue lo que hizo que saliera corriendo tras los taxis nocturnos de Madrid? Sin duda el deseo de conseguir uno. ¿Qué fue lo que hizo que no descansara hasta alcanzar mi objetivo? No dudé de que pudiera conseguirlo. Confiar en mis posibilidades y no darle alas en mi cabeza a la posibilidad de fallar.
Acuérdate: el trabajo, si está bien hecho, acaba dando sus frutos. Puede tardar más o menos, pero llegan los resultados. Quizás no exactamente los que esperas, pero sí grandes resultados.
Por eso quiero compartir con vosotros/as esta lectura de Alejandro Jodorowsky. Aquel día conseguí el taxi, pero no siempre ha sido así. En otras ocasiones, no he alcanzado el objetivo final, pero sí grandes resultados previos. Me fijo y apoyo en ellos para continuar. Te animo a que hagas lo mismo con los tuyos.

Una vez más, que disfrutes del aprendizaje...

"Un arquero quiso cazar la Luna. Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la Luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo"

6 comentarios:

Inma dijo...

Tambien en este caso, comparto tu opinion.Y creo que, ademas, de tenaz y luchadora eres ¡SABIA!, y no lo digo yo, ya lo pensaba Seneca en sus cartas a Lucilio al reflexionar sobre la constancia del sabio.
Un abrazo
Inma

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola amiga!!
me has sacado los colores! :o)
Hija de mi vida, hago lo que puedo cada vez que puedo, asi que te agradezco tus palabras porque serán mi tesoro de hoy. ¡¡¡Muchas gracias!!!!
Un abrazo muy fuerte,

Laura

MPaz Pérez-Campanero dijo...

¡Hola Laura! He leído tu mensaje y me he detenido a leer tu post, que me ha gustado muchísimo. ¡Y qué cierto lo que dices! Coincido con Inma en su apreciación, jeje...

También he comprobado esto que comentas; la constancia, la tenacidad, el pensar que puedes lograrlo -o ni siquiera pensar ni de lejos que no puedes-... Todo ello forma parte de esa gran cualidad de la que hablas.

Si en la vida nos parásemos a pensar de verdad en esto, nos daríamos cuenta de cómo la "ley de la cosecha" funciona siempre. Cuánto tiempo no tardará un gran árbol en formarse, o el bambú -me consta que conoces la historia- en arraigar antes de comenzar a crecer -unos 7 años-... Los grandes resultados de nuestra vida llevan mucho tiempo y esfuerzo, pero ciertamente, están plagados de millones de pequeños pasos y logros que son los que en realidad nos van dando forma, nos dan confianza y nos ayudan a avanzar.

Lo que pasa es que todo ello requiere esfuerzo, mucho esfuerzo, y pasión, creer en nosotros y en lo que hacemos. ¡Ay! Y eso no es fácil... :))

Muchas gracias por tu reflexión. Me quedo con ella y me alegra poder compartirla. ¡Un besote! ¡Ah! Y mil gracias por asociarme con la creatividad. ¡Eso sí que es un gran elogio!!! ¡Un abrazo fuerte!
M.Paz
(http://unrinconparacrear.blogspot.com)

Celia dijo...

Me ha encantado esta lectura, Laura. Explica la manera en que como nos esforzamos podemos alcanzar lo que queramos. Y si no lo alcanzamos, nos hacemos expertos.

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola Celia!
me ha gustado mucho cómo lo has resumido: si no lo alcanzamos, nos hacemos expertos. Así es, tal cual.

Muchas gracias por pasarte a visitarme :O) es un placer!!!

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

MPaz! amiga!
muchas gracias por detenerte a leer el post. LO cierto es que cuando lo escribía, hice un recorrido por mi experiencia y fue un lujo. Además, ser consciente de la cantidad de herramientas que tenemos para construir nuestro futuro es algo necesario para usarlas adecuadamente.

Sé que tú también eres perseverante, y me alegra de compartir contigo esa cualidad.

Una abrazo muy fuerte, y felices vacaciones!!!