lunes, 20 de febrero de 2012

¿Sabes reconocer a las personas triunfadoras?

¿Abres tus brazos al cambio?
¡Quiero triunfar! esta frase se oye casi a diario en la televisión, en la peluquería, en conversaciones con amistades... ¡en todas partes! Pero... ¿sabemos cuál es el camino hacia el éxito? ¿Sabemos lo que supone?

Hoy quiero contaros una anécdota que me hizo pensar. Una persona de mi entorno, con una gran trayectoria profesional, fue llamada a su despacho y reunido por los directivos de su empresa:
- Queremos que te conviertas en Director en nuestra sede de Barcelona. Esto supone tu traslado durante aproximadamente 5 años. Entendemos que es un paso muy importante en tu proyección en esta empresa, por lo que sabemos que gestionarás adecuadamente el resto de factores de tu vida para aprovechar esta oportunidad.

Este amigo vio su mundo dado la vuelta. ¿Me mudo con mi mujer e hijos?, ¿cambio mi día a día radicalmente?, ¿dejo atrás amistades y familia?

Pese a que este planteamiento laboral no estaba en su plan de vida, supo que lo deseaba. Sabía que le aportaría nuevos aprendizajes, nuevos retos, nuevas experiencias... pero también l despertó en él muchos miedos, incertidumbres, y quebraderos de cabeza. ¿Cómo afrontaría este cambio?

Días después, cuando hubo hablado con su mujer y tomado la decisión de mudarse solo inicialmente, cuando se hizo efectivo para la empresa su cambio de ubicación y de funciones, le escribí un mensaje al móvil para saber qué tal había comenzado su semana en Barcelona. Esta fue su respuesta:
- Haciéndome al cambio, a la gente, al sitio, al trabajo. Un beso molt fort.

Al leer su respuesta respiré contenta. Sin duda todo iba a salir muy bien. Mi amigo habia encontrado la clave para alcanzar el éxito en esta nueva situación de su vida: no se estaba resistiendo al cambio, al contrario, su actitud iba en favor del mismo.

Y tú, ¿te resistes a los cambios o actúas a favor del mismo?

3 comentarios:

Sandra dijo...

Para mi la clave está en la confiaza en uno mismo..pero es tan dificil tener tanta confianza cuando los cambios que nos esperan son tan grandes!

Muchas suerte para tu amigo y su familia ;)

Katy dijo...

Evidentemente tienes que estar cambiando de chip constantemente. Una cosa es sacrificar a tu familia y otra dejar atras cosas y romper. Hay que adptarse y te irá mejor. La rigidez no es buena consejera ni par el día a día.
Bss y feliz semana

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

He aprendido a dejar de resistirme pero me ha costado mucho. También creo que debes de flexibilizarte al cambio si es una opción realista y que, a veces, hay que saber decir que no desde una perspectiva sabia y lúcida