jueves, 22 de noviembre de 2012

¿Disfrutas de tu café?

Hace tiempo guardé esta lectura tras encontrarla buceando por la Red. Sin duda el significado que tiene y sobre el que nos hace reflexionar a mi me parece muy importante. Nuestra vida es rápida, y cada día más exigente si caemos en la carrera de la rata. Perdemos la sensación de control sobre nuestra vida, cuando en realidad de nosotros/as depende su control. 

 Si esta lectura te dice algo, deja tu comentario. Me gustaría leerte y compartir tus experiencias, que en el fondo es lo que más nos enriquece. Ahi va el aprendizaje de hoy:



Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor...

Pronto la reunión se enfoco acerca del interminable estrés que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más selecta: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras y otras realmente exquisitas...

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado. Cuando lo hicieron, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

“Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas, se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo, ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al “Stress”.

Continuó: “Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café, en verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos. Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores, después se pusieron a mirar las tazas de los demás. Ahora piensen en esto: La vida es el café, los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida, y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.

Fuente: www.enplenitud.com

5 comentarios:

Evita dijo...

Muy bueno, me ha encantado la historia :)da que pensar

SAludos

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Muchas gracias Evita! especialmente por tomarte el momento para dejar huella de tu paso por aqui.
Buenas noches!

Maite dijo...

Totalmente de acuerdo, es más importante el "contenido" que el "continente". Pero no por ello debemos descuidar "los envases" forman parte de nuestro día a día. En el trabajo, haciéndolo lo mejor que podamos, con espíritu de equipo, sin poner zancadillas; en nuestra casa cuidando de nuestros seres y facilitándoles las cosas, es mejor decir las cosas con una sonrisa que poner cara de "perro", etc
Y moralejas a parte no me gusta nada el café en envase de plástico. No me sabe igual. Besos

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

jajaja, pues me parece muy razonable que no te guste el café en plástico! claro que sí! nada como un buen café en taza, y rodeada de gente querida en medio de una buena conversación....mmmmmm....

Gracias por pasarte por aqui y dejar tu aportación. No nos descuidemos, ni contenido ni continente, verdad?

Un besazo

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Totalmente de acuerdo. Siempre nos fijamos en las apariciencias externas, y olvidamos lo mejor, el interior.

Precioso texto