jueves, 23 de mayo de 2013

¡¡Llena de agua tu vida!!

Desde que he sido mamá por segunda vez, he retomado ese estado de calma y dedicación plena a otro ser. Ahora y durante un corto espacio de tiempo (así lo vivo yo, sin duda), todas mis energías son para mi familia. Y precisamente en una de esas actividades diarias relacionadas con el cuidado a mis peques, surgió una reflexión personal. Os cuento cómo llegué a ella:

Para recoger a mi hija de la guardería, paso a diario por un terreno junto a un colegio que generalmente es tierra casi seca, tan solo adornada por algunas hierbas que sobreviven a los pisotones de los niños y niñas que corretean por ahi... Ese suele ser el escenario... 
Sin embargo, hace unos días comenzó a llover, con intensidad. Cuando volví a pasar por ese terreno a la vuelta del fin de semana... era VERDE!!!!! completamente VERDE!!! lleno de plantas altas, llenas de vida, y cubriendo prácticamente todo el suelo!!! 

De repente algo en mi se despertó y pensé: "Así somos las personas; llenas de semillas aletargadas esperando a la lluvia que las despierte". 


Para mi, esas semillas pueden ser mil cosas: tu pareja, un coach, un/a profesor/a, tu autoconfianza.... algo o alguien que de alguna manera abre la puerta de aquello que guardas en tu interior y que está listo para desarrollarse fuera de ti, dejando ver tu grandeza.

Recuerda que tienes mucho que ofrecer, que mucho de eso está enterrado en la tierra, y que sólo necesitas un poco de lluvia para hacer que salga con todo su potencial.
Asi que...

¡¡Llena de agua tu vida!!    

4 comentarios:

MPaz Pérez-Campanero dijo...

¡Hola Laura! Me encanta tu reflexión. ¡Qué cierto es lo que dices! Un abrazo ;)

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola MPaz! muchas gracias por tomarte el tiempo de leerlo y comentarlo. Para mi es un honor!
Un fuerte abrazo, amiga mia!

Laura

Deborah dijo...

Una reflexión preciosa... todos tenemos mucho que ofrecer, solo se necesita un empujoncito, feliz tarde

Mamá y las Redes Sociales dijo...

Que gran reflexión Laura, me ha encantado. Vamos a intentar llenar cada día un poquito más de agua nuestra vida :-)
Un beso