viernes, 18 de febrero de 2011

Nuestr@s pequeñ@s ven la TV


Hace unos días hablaba con una amiga que tiene una hija pequeña lo mucho que ésta se fija en la televisión cuando está encendida. Y es que les gusta mucho. Por eso mismo, las madres y padres debemos dedicarle una especial atención a este medio socializador. No se nos puede olvidar que es un agente de educación y que ver la televisión es un acto social. Lo es porque por medio de esta caja el niño o niña ve escenarios sociales, modelos sociales, ve metas sociales, relaciones entre personas, etc. Y aprende a través de ellos.

Nuestros pequeños y pequeñas ven atrapada su atención por los rasgos del código televisivo. Su atención se centra, hasta los 9 años aproximadamente en colores brillantes, música, imágenes de otros niños y niñas, de mujeres, y especialmente en aquellos estímulos auditivos y visuales que se dan al mismo tiempo, aunque priman el visual al auditivo. El ritmo también les seduce, necesitan volver a la información varias veces y requieren de apoyos verbales. Al pasar de los nueve años comienzan a darle más importancia al contenido y comienzan a captar la gramática de la TV. Así, por ejemplo, os daréis cuenta de que son capaces de anticipar que algo malo va a ocurrir cuando suena una música terrorífica. ¿No es maravilloso ir creciendo?

También la tv tiene una
carga emotiva y, de alguna manera, también es una escuela de emociones ya que genera expresiones emocionales, reacciones emocionales típicas, creencias implícitas… Es en este punto donde nos necesitan especialmente. Existe un fenómeno, el de la discrepancia, que consiste en el distanciamiento que debemos poner entre nuestra emoción y el personaje que vemos. Las personas adultas somos capaces de volver a la realidad, de distanciarnos, sin embargo, al niño/a le cuesta regresar a la vida real porque le cuesta distinguir entre su propio yo y el del personaje que está visionando. Debemos ayudarles a interpretar los contenidos emocionales y a que establezcan esa distinción entre si mismos/as y las personas que aparecen en pantalla. En este sentido, la familia tiene una función mediadora al ayudarles a interpretar lo que están viendo. Además, nuestra función ha de ser la de dosificar el consumo de la televisión, seleccionar el contenido del mismo, contextualizar y valorar los programas a los que tienen acceso, y aprovechar la tv como herramienta educativa.

Lo que no ayudará a nuestra labor como educadores y educadoras es prohibir la tv, utilizarla como premio o castigo, y mucho menos utilizarla para que nos dejen tranquilos/as a modo de niñera.

Sabemos que educar no es fácil, pero sí una responsabilidad. Y como lo es y no dejará de serlo aunque no tengamos tiempo, ganas o experiencia, mejor será atender a esta realidad. Os propongo un análisis sincero de cómo gestionáis el uso de la tv en casa, y que os marquéis retos en la educación de vuestros/as pequeños/as. Se lo merecen y nos lo merecemos. De ellos depende el futuro.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que es cierto absolutamente todo lo que dices en el artículo, pero también es cierto que cada vez tenemos menos tiempo para educar. El que usemos la televisión como niñera, es una de las consecuencias negativas de la incorporación de la mujer al mercado laboral. Ahora que las dos partes de la pareja trabajan, ¿cuándo se hacen las tareas de la casa como hacer la cena, planchar o fregar los platos? Pues está claro; cuando después del cole los niños están ocupados y además no requieren de nuestra atención. ¿Y qué hacemos para que estén ocupados y no nos “molesten”? Pues intentamos que hagan los deberes y después que jueguen, pero ya sabemos todas que eso de jugar dura ratin. Luego vienen a pedirte que juegues con ellos y que les atiendas (como es normal), y como no puedes porque estás haciendo “otras cosas” pues……ahí entra la temida tele, la temida videoconsola y la aun más temida internet. Que esa es otra, porque los contenidos de la tele los puedes controlar, pero ¿los de internet? ¿sabemos limitar las páginas web a las que tienen acceso nuestros hijos?.

Bueno, por ultimo quería dar un consejo a las madres. Usad en la medida de lo posible DVDs de series, programas de televisión, etc., (que hayáis comprado legalmente claro) porque es la mejor manera de controlar lo que ven.

Un saludo. Maria

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola María,
¡bienvenida!
La verdad es que dices cosas muy interesantes, y sobre todo, aportas ideas constructivas para otros papás y mamás que puedan leer el artículo. Por ello, muchas gracias.
Efectivamente cada día tenemos menos tiempo. Es una realidad que no podemos negar. Sin embargo, tal y como tú misma aportas, podemos desarrollar estrategias educativas como la de seleccionar aquellas series, películas, cuentos, etc que queremos que sirvan para educar a nuestros/as hijos/as. Como ves, has cumplido con tu función educadora.
Enhorabuena, María.

Gracias por compartir :)

don vito andolina dijo...

Hola, bello blog,preciosas entradas,si te gusta la comunión entre palabras, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen viernes, besos múltiples...

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola amigo!
será un placer visitarte y acompañarte en el camino.
Gracias por acudir al mio :)
Feliz viernes!

don vito andolina dijo...

Hola Laura, aquí me quedo, tu blog es precioso,sabiduria continua..un placer leerte, quedo a tu disposición,buen día, besos sabios..

don vito andolina dijo...

Hola Laura, hace muchos años que sigo una máxima,cuando encienden la tv, me pongo a leer...por eso me encanta tanto la tv...gracias, buen viernes, besos sonoros...