martes, 5 de abril de 2011

El eco de la vida

Sin más que decir...

Un hijo y su padre estaban caminando en las montañas.
De repente, el hijo se cayó y un grito salió de su garganta: “Aaaahhhhh!!!”
Para su sorpresa oyó una voz repitiendo en algún lugar de la montaña: “Aaaahhhh!!!”
Con curiosidad el niño volvió a gritar, esta vez intencionalmente: “¿Quién está ahí?”
Y recibió una respuesta: “¿Quién está ahí?”
Enojado con la respuesta, el niño nuevamente emitió en voz bien alta: “¡Cobarde!”, recibiendo como respuesta: “¡Cobarde!”
El niño miró a su padre y le preguntó: “¿Qué sucede?”
El padre sonriendo le respondió: “Hijo mío, presta atención”  y entonces gritó a la montaña: “Te admiro” y la voz le respondió: “Te admiro”
De nuevo el hombre gritó: “Eres un campeón”  y la voz le respondió: “Eres un campeón”.
El niño estaba asombrado, pero no entendía aún qué sucedía.
Entonces el padre le explicó: “La gente lo llama “eco”, pero en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. Si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces. Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso exactamente aquello que tu le has dado. Tu vida no es una coincidencia, en parte, es un reflejo de ti.

8 comentarios:

Sandra dijo...

Cuánta razón tienes Laura!! Nos pasamos la vida reclamándo a los demás y sufriendo por no recibir lo que demandamos cuando es cierto que dando nosotros primero obtenemos mejores resultados.De verdad que funciona!! Haced la prueba..ya veréis como es más sencillo de lo que parece.

Muchas gracias Laura.

Anónimo dijo...

Me ha gustado el articulo. Me ha animado la mañana ;)
Gracias

Maria M.

Cueta Gatarishi dijo...

Precioso y simple mensaje.
Gracias por recordarmelo!

Tienes un regaliot en mi blog.

Un abrazo grande,

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Bienvenida, Sandra! un gusto saber que te ha gustado y que estás de acuerdo :) Vuelve cuando quieras! estás en tu casa...

Anonimo: muchas gracias por compartir conmigo lo que te ha hecho sentir esta lectura. Qué bonito!

Cueta: he visto el regalito y me encanta!!!! qué emocionante tu premio! gracias, gracias y gracias :)

Namaste dijo...

Hola Laura, es evidente que todas nuestras acciones siempre tienen repercusiones, con nosotros mismos, familia, compañeros, amigos...sociedad en general. Siempre tendemos a la espera,que nos lo hagan,nos sirvan, nos cuiden...cuantas veces debimos actuar y no lo hicimos, el problema es que no nos dimos ni cuenta.La cultura del esfuerzo, la perseverancia, honestidad...debería ser un ejemplo constante desde que somos niños.La escuela y la familia son fundamentales.Debe de haber un cambio de mentalidad. Debemos aportar a la "sociedad" parte de lo que ella nos ha dado...que cada uno escoja el camino.
Desde el Mediterráneo, un abrazo.
Namasté

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Yo estoy totalmente convencida de que la vida es un espejo, un eco, como tú sabiamente dices, la cual te devuelve lo que le das. Por eso es mejor pensar y hablar en positivo.

Marysa dijo...

Me ha gustado mucho el ejemplo del Eco. Gracias por pasarlo. Marysa (emagister)

Mª José dijo...

Como ves ando atrasada con los blogs, pero aqui estoy disfrutando de tu sabiduría
Besos de colores