jueves, 29 de marzo de 2012

¿Eres rico/a?

Desde siempre me han gustado los cuentos y las fábulas. De hecho, recuerdo con especial cariño un libro de fábulas que me regalaron en cuanto aprendí a leer y que me marcó para siempre. Por eso, una de las mejores maneras que tengo de transmitir y hacer llegar los aprendizajes, es a través de los cuentos.
Hoy quiero acercaros un cuento que habla acerca de la riqueza. En estos tiempos de estrecheces, de dificultades económicas, y de retos para reinventarse uno/a mismo/a para subsistir, también se hace necesario mirar a lo que nos rodea con otros ojos.
Ahí va el cuento de hoy:
Un día como cualquiera, un padre de una familia adinerada llevó a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito que su hijo viera cuan pobre era la gente que vive en el campo.
Estuvieron pasando todo el día y la noche en una granja de una familia campesina muy humilde.
Al concluir el viaje, ya de regreso a casa, el padre le pregunta a su hijo:
Padre: ¿Qué te pareció el viaje?
Hijo: Muy bonito, papa
Padre: ¿Viste lo pobre que puede ser la gente?
Hijo: Si
Padre: ¿Y qué aprendiste?
Hijo: Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cinco. Nosotros tenemos una piscina larga hasta a la mitad del jardín, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta la muralla de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte. Ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia, tú y mi mamá tienen que trabajar todo el día y casi nunca los veo.
Al terminar el relato, el padre se quedó mudo, y su hijo agregó:
¡¡¡Gracias papá, por enseñarme lo ricos que podemos llegar a ser!!!

Autor desconocido

1 comentario:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sí, Laura, hay cosas que el dinero no puede comprar y en ellas reside la mejor de las riquezas