miércoles, 22 de enero de 2014

Preguntas abiertas en una conversación de tú a tú conmigo misma



Me gustaría comenzar mi andadura en este blog (¡¡¡Gracias Laura por tu confianza!!!) haciéndoos partícipes de las preguntas que me hago frente al espejo acerca de cómo me comporto con mis hijos:

¿Les enseño a ser felices? ¿Es suficiente con amarles? ¿Quiero que lleguen a ser “Alguien”, o que sepan vivir? ¿Confío en su capacidad para crear, para aprender, para jugar, para crecer sanos?



¿Qué espero de ellos? ¿Me pongo en su lugar? ¿Sé qué es lo que quieren, cómo y para qué?
¿Y qué pensáis de todas las tareas que les encargamos hacer desde que nacen?, ¿En quién pensamos cuando les hacemos una pregunta?  ¿Nos dan la respuesta que desean o la que queremos escuchar?


Mi humilde conclusión ante estas preguntas es que es muy necesario tratar a los hijos como las personas independientes que son. Eliminar cierto sentimiento protector y  esa creencia de que son   de nuestra propiedad para permitirnos darles la libertad tan deseada por nosotros para nosotros, escuchando sus ideas y apreciando sus avances  que cada día son únicos y sorprendentes.
La Inteligencia en ellos es algo innato y hay que alimentarla cada día para que consigan ser felices que creo que es lo que de verdad deseamos para ellos.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Creo que aquí está la clave:
es muy necesario tratar a los hijos como las personas independientes que son. Eliminar cierto sentimiento protector y esa creencia de que son de nuestra propiedad para permitirnos darles la libertad tan deseada por nosotros para nosotros"Interesante.
Bss

Mónica dijo...

¡Muchas gracias por tu comentario Katy!! me encanta tu encuadre. un beso, Mónica