lunes, 28 de mayo de 2012

Los niñ@s y la muerte

Hoy he querido rescatar este tema por la importancia que tiene abordar adecuadamente esta cuestión con nuestros/as hijos/as. Tengo una maravillosa jovencita en terapia que llegó a mi porque su duelo se había cronificado, e incluso veía a varios de sus familiares que ya no están entre nosotros/as. Tras hablar abiertamente de cómo ha sido este proceso, descubrimos que una de las dificultades que ha tenido para elaborar su duelo ha sido la falta de información acerca de cómo se desencadenaron las muertes en cuestión, y en general de los detalles que ella necesitaba para completar su proceso. Su padre y madre consideraron que la protegían si le ocultaban datos o le proporcionaban información irreal. Ocurrió todo lo contrario.

Y es que las personas adultas, en ocasiones, no sabemos cómo tratar este tema con nuestros/as pequeños/as por muchos motivos:
  • consideramos que no serán capaces de asimilarlo adecuadamente y que es mejor esperar a cuando sean más mayores.
  • queremos protegerlos de una de las pocas certezas que tenemos cuando llegamos al mundo: la muerte.
  • no sabemos si lo haremos bien.
  • nos causa mucho dolor enfrentar ese momento y/o pensamos que no hablarlo hará que se pase antes.
  • lo consideramos un tabú.
  • sentimos que no tenemos todas las respuestas...
Es importante que sepamos que los/as niños/as son personitas más fuertes de lo que pensamos, y que, a su manera, son conscientes de la muerte desde bastante pronto. Ven pequeños animalitos inertes (pajaritos, gusanos, lombrices...) cuando juegan en el parque, caminando por la calle, o en los videojuegos, televisión...

Quiero facilitaros algunas claves para tratar el tema de la muerte con los niños/as en caso de veros en esa tesitura:

  •  Es fundamental que te muestres receptivo/a a los intentos de comunicación de tus peques cuando estén preparados/as para hacerlo. No tiene por qué ser cuando alguien cercano haya muerto. Frecuentemente en televisión aparecen noticias acerca de funerales de personas famosas. Puede ser un buen momento para explicar y/o responder a las preguntas que nos hagan los/as niños/as.
  • Dales explicaciones sinceras. Si estamos tristes, nuestro cuerpo lo delata, asi que es mejor no dar dobles mensajes.
  • Ante las preguntas, responde con lenguaje sencillo, adecuado a la edad de tus peques, sin extenderte demasiado, haciendo que las explicaciones sean breves, sencillas y fáciles de entender.
  • Escucha y acepta las emociones de tus hijos/as. Esto será primordial para que vuelvan a acudir a ti a que les ayudes a elaborar su duelo y a resolver cualquier cuestión futura.
  • No te muestres a la defensiva. Mantente abierto/a sus preguntas. Si no tienes respuesta a su pregunta, no trates de inventar. Las mentiras pueden generar desconfianza e inquietud. Simplemente hazle partícipe de tu desconocimiento. Ellos/as perciben nuestras dudas, así que no trates de ocultarlas.
Si tienes cualquier duda, o te estás enfrentando a esta situación pero necesitas una mayor orientación, ponte en contacto conmigo y juntos/as veremos la solución a tu necesidad.


 

3 comentarios:

Namaste dijo...

Hola Laura, seguimos viajando, intentando entender, aprender...Absolutamente de acuerdo contigo en tu escrito.Es una de las principales asignaturas pendientes que tenemos los humanos, la comprensión y aceptación de un hecho que todos tenemos seguro.
Independientemente del problema del duelo , solo comentarte algo que en pocas ocasiones se comenta, las capacidades extrasensoriales que ciertas personas poseen y que se desarrollan a lo largo de la vida...pero este es otro tema que quizás se deba abordar en otro marco.
Simplemente es un apunte al margen.
Saludos afectuosos desde el Mediterráneo mas transpersonal.

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola Namaste!
muchas gracias por tus palabras. Ciertamente existen personas con la capacidad de percibir aquello que otras no podemos. En este caso concreto no es así, pero estoy contigo en que sí se puede dar en otros casos. ¿Por qué no?

Lo importante es saber qué hacer ante cada situación. Y en esta, las claves son claras: dar espacio para la comunicación, sencillez, apertura y no censura a los comentarios de nuestros/as pequeños/as.

Un abrazo y feliz travesía!

Laura

Katy dijo...

Tengo un caso muy cercano de una niña que se quedó con 4 añitos sin madre. Ahora tiene 8, pero tuvo la inmensa suerte de su padre es psicólogo infantil. Y la cría lo ha asimilado perfectamente como dices.
Un buen post de ayuda.
Bss